jueves, 3 de junio de 2010

Ya no hay soledades ni rencores,
no hay vacios ni temores.
La tranquilidad de amar y ser amada,
un baúl que se abre sin miedos
ni vacilaciones.
Puedo recorrer entonces el viejo camino,
de la mano de mi Lindo
y los ojos expectantes de mis hijos,
compartiendo alegrías y emociones.
Libre soy, vuelo alto
Arenosa voy en un rato.

Share/Bookmark

2 comentarios:

  1. Que bueno sentir un caminar sin lastres!


    :)

    ResponderEliminar
  2. Sentirse amada cuando se dá tanto es tan satisfactorio...
    Besos

    ResponderEliminar

Qué piensas? Qué sientes?